Sunday, September 09, 2007

La catástrofe ecológica del s. XXI

Primero: Contesten mi encuesta
Segundo: Si no han leido Casa Salvaje ¡¡Léanla!! no sean flojos
Tercero: Deberia estar haciendo tarea y no escribiendo
Cuarto: Prometo poner próximamente un post... más alegre, en el inter disfruten
Quint: Agregué un par de cosillas a mi blog :)

¡¡¡COMENTEN!!!! ya leyeron, no les cuesta nada un par de líneas
_____________________________________

17/oct/34
17/oct/169

La catástrofe ecológica del s. XXI
por Sigmud Dean (SD)

Existimos muchas personas en el mundo, somos una especie que se ha dedicado a transformar ecosistemas autóctonos en lugares estériles cuyo único propósito es mantener sistemas artificiales no reversibles. Esta es la realidad humana, la desgracia de la Madre naturaleza y nuestro camino hacia la perdición. Durante muchos años hemos gozado y violado alegremente al planeta, dejándolo morir, viviendo a sus expensas y actuando como si no importara. Por eso y muchas otras razones la humanidad estuvo al borde de la extinción hace siglo y medio.

La historia nos muestra la importancia de la evolución de los patógenos en los años D. De acuerdo con el Dr. Federico D. Ramos la guerra del planeta contra la humanidad se venía gestando desde hace más de tres milenios “las pestes, las enfermedades y todo tipo de calamidades no son sino el instrumento de la tierra para controlar la gran plaga humana”. Sin remontarnos demasiado al pasado hace 20 años fue curado el síndrome Shensheimer, considerado por los expertos antropólogos el VIH moderno; artículos recientes muestran que un patógeno funesto similar ha cobrado sus primeras víctimas en el continente.

Desde la llamada “década de los 50’s” había ya una gran consternación por los posibles ataques biológicos. José Sotavento, renombrado ecologista de la universidad Biosfera Nueva, opina que las enfermedades son parte de la evolución del globo pero que de ninguna forma son los responsables de la catástrofe ocurrida en nuestro pasado: “(…) es empero una necesidad humana culpar, hacer, recrear al enemigo externo; arrojar sobre alguien más las consecuencias de sus acciones”. Sin embargo coincide que de no haber sido por la gran epidemia, la humanidad no hubiera sido consciente de su entorno.

La bibliografía en los años de la gran catástrofe es en su mayoría concerniente a visiones apocalípticas y a la próxima extinción humana, los menos hablaron de sus causas ecológicas, políticas, sociales y económicas. Edward Joyce escribió “Nos encontramos ante el más bizarro sueño de Asimov”. Por el otro lado Cristiane A. Goldsmith añadió “Si bien Juan imaginó caer a la gran Babel, nunca imaginó que se trataría de un desastre en la banca”, una teoría aceptada por los economistas pero como bien menciona el Lic, Adolph Serwish: “Es normal que la población se haya enojado con la llegada de una recesión económica, lo que no me parece tan casual es que haya coincidido con el abatimiento de más de 100 mantos acuíferos”.

La implosión demográfica tuvo consecuencias funestas en la elección del regente global ya que por primera vez en toda su historia el partido oficial perdió. Las masas estaban en pleno descontento por la incapacidad de las autoridades por resolver el problema del abasto de alimentos, las políticas de raciocinio de agua y sobre todo, la funesta peste que aniquilaba a la población. En un artículo del periódico independiente “Aweaking” firmado por Grey Cleveland se menciona: “Las medidas del nuevo regente son verdaderamente desesperadas, la centralización del poder sólo ha propiciado que aumenten los desórdenes internos en las naciones ya que varias de ellas se encuentran al borde de una guerra civil (…) Su funesta política monetaria ha hecho que el oro pierda su valor en un 400%, lo que hace más abrupta la diferencia entre ricos y pobres”

El problema era más bien de un carácter ecológico, según Jones & Bechintam en su libro Grandes aciertos del siglo XXI “Si bien la NCE (National Comission for Ecology) optó por usar métodos en lo absoluto ortodoxos, el rápido desmembramiento de las grandes industrias hizo que un lapso no mayor a 5 años los recursos que éstas consumieran mostraran síntomas de regeneración, período que no coincide de forma casual con la nueva instauración del gobierno”. Esta teoría, bastante aceptada por la comunidad científica, ha encontrado numerosos opositores como el Dr. Brignamen quien atribuye más bien al equilibrio Darwiniano alcanzado tras la reducción de 9/10 de la población humana.

Hay varias teorías que justifican cómo en un período relativamente corto, la humanidad estuvo en vías de extinción. Desde locas y descabelladas historias, hasta los más extensos tratados económicos y políticas. Además del cómo acontecieron los hechos, todas ellas encuentran un punto de coincidencia intrínseco: hubo un desequilibrio ecológico que se permeó incluso al ecosistema humano. Lo más importante no es el que hayamos sobrevivido y que la sociedad se haya reestructurado sino que al final hay una moraleja de las consecuencias de violar abiertamente la naturaleza.

No comments: